El malo de Salieri

Todos conocemos a Salieri como el horrible y desalmado compositor de la Corte Vienesa que intrigó contra Mozart durante toda su vida y que incluso llegó a encargar envenenarle porque no podía soportar su genialidad. Ha pasado a la historia como un músico mediocre figurante en la vida de Mozart.

Pero en realidad fue un gran músico y un gran pedagogo. Entre sus alumnos están Beethoven, Schubert y Lizt, tres de los más importantes músicos del romanticismo.

Nació en Legnano (Italia) y llegó a ser Kapellmeister (jefe de capilla) de la Corte de Viena además de presidente de la Tonkünstler – Gesellschaft (sociedad de músicos).

El no tuvo un padre músico que le machacó desde la infancia y por eso no tuvo un apredizaje acelerado como Mozart. Al contrario, nació en una familia de comerciantes. A sus padres no les hizo ninguna gracia que su hijo no siguiera en la empresa familiar y quisiera ser músico. Pero a pesar del disgusto, aceptaron que tomara clases de violín y teclado, y en el año 1763, con 13 años de edad pasó a ser alumno de violín de Guiseppe Simoni.

En su eduación tomaron parte diferentes músicos ilustres de la época como Giovanni Pescetti en Italia y Florian Gassmann en Venecia.

En 1769, con sólo 19 años, fue nombrado Compositor de la Corte de Viena y 5 años después en Director de Teatro de la Opera Italiana.

Sustituyendo al anterior Kapellmeister de la Corte Vienesa, Guiseppe Bonno, alcanzó este título con 38 años en 1788.

Puedo imaginarme la manía que le tendría a Mozart; un jovencito con sídrome de Tourette, con un padre autoritario y machacón, (al que podríamos darle el título del primer Coatch de la historia), que consiguió que su hijo tuviera la misma facilidad en hablar que en componer. Todo un prodigio de la naturaleza, sin aparente esfuerzo.

Pero él también era un genio, aunque no hubiera pasado su infancia de gira dando conciertos. Él no fue un niño prodigio porque no nació en una familia de músicos y tuvo que luchar por conseguir una educación.

Mozart lo acusó de plagio en varias ocasiones y de intentar atentar contra su vida. Tras el fracaso del estreno de las bodas de fígaro, el padre de Mozart acusó directamente a Salieri de boicotearlo, pero en realidad éste se encontraba en Francia estrenando su ópera Les Horaces.
Es posible que utilizara su gran influencia para minimizar el éxito de Mozart, pero es que eso no es nada nuevo. Los músicos del clasicismo y romanticismo eran unos auténticos divos, que se traían una intrigas entre ellos para triunfar y hundir a los otros increibles. Por ejemplo, a Chopin le permitieron sus colegas darse a conocer en Francia porque estaba enfermo de tuberculosis y creían que no daría la lata durante mucho tiempo, que no era una amenaza. Lo que no sabían era que iba a vivir 40 años y muy fructíferos además.

Salieri vivió 74 años. Murió en Viena en 1825 y se encuentra enterrado en la ciudad Austriaca de Matzleinsdorf.

Y la verdad, no creo que vaya mucha gente a visitar su tumba.

4 comentarios sobre “El malo de Salieri

  1. vivan todos y cada uno de los músicos de esa época la gente es tan idiota que no sabe comprender lo que sucedia en ese tiempo eran 2 grandes músicos y uno tenia que ceder…:(
    “La envidia es como una cortada no la quieres sentir ….pero la sientes´´

  2. A mi Salieri me parecía un gran compositor, pero la envidia corroe a cualquiera, y más habiendo sido compositor de la Corte Imperial de Viena tanto tiempo y habiendo sido tan aclamado como fue.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *