El valle de la luna

Situada en el centro del Mediterráneo Occidental, la Isla de Cerdeña es la segunda mayor isla de este Mar, después de Sicilia.

map-sardinia-region.gif
El paisaje del norte de la isla es conocido por la presencia de unos característicos granitos modelados, que recuerdan en ocasiones a diferentes formas curiosas. El lugar llamado “Valle de la Luna” se encuentra situado en Santa Teresa di Gallura, y es realmente un lugar mágico y de encuentro entre las dos islas hermanas: Córcega y Cerdeña. El silencio, sus inquietantes formas y transparentes aguas producen un efecto relajante que durante tiempo después aseguro que podréis recordar.

chimpa.JPG
Es curioso observar al entrar en el valle los dos grandes bloques de granito que aparecen cortados a partir de pequeñas hendiduras longitudinales, dando lugar a un corte recto, y que en el bloque de la izquierda todavía pueden observarse:

entrada.JPG
Una vez pasados estos inmensos bloques de granito descubrimos algo sorprendente en el valle: la presencia de muchas cuevas en las que vive gente. En la pequeña vuelta que pudimos dar tuvimos la oportunidad de ver al menos 8 cuevas habitadas. Sorprendente es también la hospitalidad y simpatía de todos sus moradores, que parecen gozar de esa felicidad libre que todos ansíamos de vez en cuando. Allí conocimos a Alec y su perrita Hepa, que nos guió por el valle y nos explicó brevemente la forma de vida allí: hay gente que viene a pasar una semana y se queda meses o incluso años– dice Alec. El ejemplo era “El alcalde” un señor que supera la cincuentena, que decidió retirarse unos días en el valle y que encontró algo que no esperaba. Lleva años allí y no sólo se ha ganado ese apodo por su edad, sino también por la limpieza y los cuidados que realiza en la zona. Hay gente que viene a acampar unos días y se va dejándolo todo hecho un desastre– nos cuenta Alec con cara de enfado.

Haciendo honor a las famosas pizzas sardas, cuyo especial sabor viene de su cocción en horno, encontramos uno en la primera explanada del valle:

horno.JPG
Siguiendo por la izquierda llegamos a la segunda cala, y a la segunda cueva también. Allí vive desde hace un tiempo un húngaro, que con toda tranquilidad y caña en mano nos explica en español que está pescando. Pero vemos que esas aguas cristalinas no lo son sólo por su pureza, si no también por su falta de plancton: poco pez vemos para pescar.

lunna.jpg
Es difícil imaginar como estas personas pasan todo el año allí, cómo consiguen sobrevivir y si sus sonrisas hivernarán cuando llegue el frío, pero lo que si es seguro es que al irte, aunque sea sólo por un momento, piensas en quedarte allí, quién sabe…unas semanas…o unos años.

Un comentario sobre “El valle de la luna

  1. Así es queridos amigos, Frikazos los hay por todas partes. A veces uno mismo no sabe a la búsqueda de qué va, y en el lugar menos pensado, cuando ni lo esperas ni piensas en ello, resulta que lo has encontrado.
    Es entonces cuando bien orgulloso puedes decir “lo he encontrado”. Quizás hayas estado buscando durante largo tiempo, o te hayas topado con ello por casualidad…pero al menos andabas en su búsqueda!…cuántos hay que se pasan el dia sentados sin ya esperar nada!

    Saludos del que un dia se fue “de Erasmus”, y seis años después todavía no ha vuelto!
    😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *