“Engaño a Dios” frito con cebolla y cebollino

La región de Suabia, situada al sur de Alemania, presume de tener los dos platos típicos más famosos del país: el maultaschen y el spätzle. Siendo sinceros no son ninguna maravilla culinaria, pero a pesar de no ser unos platos muy elaborados, están ricos y son fáciles de cocinar. Hoy me he animado a hacer maultaschen, que son unas empanadillas muy compactas parecidas a raviolis gigantes, pero variando un poco la receta para darle la “vidilla” que creo que le falta.

El origen más aceptado de este plato es el Monasterio de Maulbronn, patrimonio de la humanidad por ser uno de los monasterios cistercienses mejor conservados de Europa. Allí unos monjes con mucho tiempo libre y más listos que una ardilla decidieron engañar a Dios en periodo de cuaresma, ocultando la carne entre capas de pasta e imaginando que Dios no se iba a poner a mirar dentro. De ahí viene el nombre que le dieron en su origen: Herrgottsbschisserle, que literalmente significa engaño a Dios.

Los ingredientes son pocos: los maultaschen (la ventaja de vivir aquí es que los venden preparados en las carnicerías), un huevo, una cebolla, cebollino picado, 10 ml de nata líquida, un tapón de coñac, una cucharada de azúcar moreno y sal.

Comenzamos hirviendo los maultaschen a fuego medio durante 10 minutos.

Por otro lado picamos la cebolla y la cocinamos con aceite de oliva en la sartén a fuego medio. Cuando comience a dorarse añadimos el tapón de coñac, la cucharada de azúcar moreno y el cebollino.

Transcurridos los 10 minutos escurrimos los maultaschen y los pintamos con huevo batido, teniendo cuidado de no romper la pasta.

Por último añadimos los 10 ml de nata a la cebolla caramelizada y cuando comience a cuajar añadimos a la sartén los maultaschen pintados en huevo. Los dejamos freir hasta que cojan “buen color”.

El “emplatado” consiste en colocar sobre el maultaschen la mezcla de cebolla y acompañar con una ensalada, para “desengrasar” un poco.

Aunque no sea exactamente así como se cocina este plato, os aseguro que queda rico rico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *