Hoy toca… ¡boquerones en vinagre!

Hay tres cosas que se echan infinitamente de menos de la comida española si vives en el extranjero: el jamón serrano, el gazpacho y los boquerones en vinagre. El gazpacho no es problema, ya que es muy fácil de hacer y puede quedar bien incluso con ingredientes no muy buenos. Echar de menos el jamón serrano es algo a lo que hay que acostumbrarse (o pedir “un paquetito de jamón” a cada visitante que se anime a venir a verte). Los boquerones en vinagre, sin embargo, son una tapa que se puede hacer fácilmente y con ingredientes nada complicados, pero que poca gente se anima a hacer.

IMG-20130208-WA0002

Encontrar boquerones (también llamados sardinas en otros idiomas) es relativamente fácil en muchos países, aunque la tendencia es cocinarlos rebozados o a la plancha. Démosles pues a esos pobres boquerones la alegría de nadar un rato en vinagre.

Ingredientes:

  • 300 gr de boquerones.
  • Aceite de oliva (mejor si es virgen extra).
  • Vinagre de vino blanco.
  • 6 dientes de ajo.
  • Perejil picado (mejor si es fresco).
  • Sal.

Elaboración:

  • Limpiamos los boquerones, quitando la espina central y las tripas y lavándolos con agua.
  • Congelamos al menos 24 horas los boquerones limpios. Este paso es muy importante, ya que es la única forma de que el Anisakis muera en caso de que el pescado estuviera afectado por este parásito.
  • Extendemos los boquerones descongelados en una bandeja. Cortamos 3 ajos en láminas y los distribuimos lo más homogéneamente posible. Cubrimos los boquerones con el vinagre, y lo dejamos macerar durante unas 3 horas fuera de la nevera, aproximadamente. El ajo ayuda a mantener la textura del pescado, ya que el vinagre hace que los boquerones se reblandezcan y adquieran una textura gelatinosa.

IMG-20130208-WA0003

  • Pasadas estas tres horas escurrimos el vinagre de los boquerones, sin aclararlos con agua. Hay gente que además seca los boquerones con papel de cocina, aunque yo no lo considero necesario.
  • Volvemos a colocar los boquerones ya escurridos en la fuente. Cortamos los 3 ajos que sobraban en láminas y los distribuimos junto con los boquerones. Echamos el aceite de oliva, perejil y sal. Es mejor pasarse de aceite que quedarse corto, pero sin necesidad de que cubra los boquerones.
  • Finalmente dejamos que reposen los boquerones un mínimo de 12 horas en la nevera, cubiertos por un film de plástico.

Los boquerones en vinagre pueden comerse solos, sobre pan tostado, dando alegría a una ensalada o incluyéndolos en algún montadito o banderilla. A mi me gustan tanto que prefiero comerlos solos con un poquito de pan. IMG-20130208-WA0005

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *