Hoy toca…¡guacamole!

Recetas de guacamole hay muchas, aunque básicamente todas tienen los mismos ingredientes: aguacate, cilantro y chile. El resto de ingredientes van variando de unas a otras. Aquí os explicaré la receta que aprendí de un mejicano y, que después de mucho probar variantes, es la que más me gusta. La elaboración también varía, ya que hay gente que lo realiza machacando y picando los ingredientes a mano, y otros que lo mezclan en la batidora. Yo prefiero el sabor del guacamole machacado a mano, pero hay que reconocer que con la batidora se tarda muy poco en hacerlo y el resultado también es muy bueno.

guacamole

Esta receta es muy fácil, pero hay que tener cuidado con los ingredientes: los aguacates tienen que estar maduros (lo más blando posible sin llegar a tener color marrón) y los chiles tienen que ser picantes. En los supermercados en España se pueden encontrar chiles, pero no pican. Lo siento mucho, pero son una tomadura de pelo. Los últimos que compré en Carrefour acabé utilizándolos para hacer un pollo al chilindrón, bandeja completa, y me quedó soso. Así que si tenéis oportunidad de comprar los chiles en alguna tienda de alimentación latina, no lo dudéis. Si no conocéis ninguna, el polvo de guindilla de toda la vida os solucionará el problema.

Ingredientes:

  • 2 aguacates maduros.
  • 1 tomate (si es posible verde).
  • Un cuarto de cebolla.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 limón.
  • Un puñado de cilantro.
  • Chiles (luego veremos la cantidad).

Elaboración:

  • Cortamos por la mitad los aguacates y quitamos la semilla. Machacamos hasta hacer una pasta.
  • Picamos la cebolla, el tomate, los chiles, el ajo y el cilantro y lo mezclamos con la pasta de aguacate.
  • Rociamos con el jugo del limón para que no se oxide.

La cantidad de chiles varía según lo picante que lo queráis y lo picante que sean los chiles. Yo he llegado a comprar chiles que eran auténticos demonios o chiles que picaban menos que un pimiento verde italiano. Mi consejo es que lo abráis y probéis una pepita, ya que son éstas la parte del pimiento que más pica, y os hagáis una idea del picor que podéis conseguir con un chile entero. Si picara muchísimo, podéis quitar las pepitas y añadir el resto del pimiento.

Si decidís hacer la mezcla en la batidora, simplemente tenéis que ir pasando los ingredientes en el orden que queráis, el resultado es el mismo. Y si optáis por hacerlo a mano, primero tenéis que hacer la pasta de aguacate, después ir añadiendo el resto de ingredientes muy picados, y finalmente rociar con el limón.

El guacamole suele comerse con nachos, pero las posibilidades de esta salsa son muchísimas: probad a acompañar unos langostinos con un poco de guacamole y veréis que rico está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *