La tentación del SI

Existió una època en la que el diablo era capaz de “colarse” en la música a través de un intervalo. Fue en la Edad Media y a este intervalo maldito se le llamó “diabolus in musica”.

La base teórica musical de esta manifestación diabólica no es más que un tritono (intervalo musical que abarca tres tonos) que provoca un sonido tenso y no tan melodioso como el intervalo compuesto por dos tonos y medio.

tritono.gif
La distancia común entre tres notas en la escala musical es de dos tonos y medio, excepto en el intervalo FA-SI (intervalo diabólico) que es de tres tonos.

Al ser un sonido extremadamente disonante, pasó a ser una manifestación propia del Diablo y fue prohibido por la Iglesia. Se llegó a creer que invocaba al demonio, y esta prohibición dio lugar al nacimiento de una gran superstición diabólica, que prevaleció durante varios siglos.

diabolus1.jpg
Los compositores de aquella época corrían el riesgo de morir en la hoguera si los inquisidores sospechaban que habían utilizado el diabolus in musica. Hasta entonces la escala comenzaba en LA, quedando el SI en una posición marcada, hasta que Guido D’Arezzo, para evitar tentaciones, cambió la escala musical y colocó el Do (inicialmente UT) en primera posición, quedando tal como la conocemos en la actualidad.

3 comentarios sobre “La tentación del SI

  1. Creo que fue por casualidad que pese a tener una formación musical casi inexistente conocía lo del Diabolus in Musica gracias a uno de los grupos preferidos de mi juventud (aún los disfruto, pero ahora la cabeza me pide otras cosas) que sacaron un LP titulado así mismo, diabolus in musica, y gracias a eso me enteré de todo el asunto de los tritonos… Siempre me pareció una anécdota interesante.

    Fue también por casualidad que hace (mucho menos) tiempo leyendo un blog de una amiga descubrí el origen de los nombres de las notas musicales, nombres derivados de podar silábicamente el texto que sigue:

    UT queant laxis
    REsonare fibris
    MIra gestorum
    FAmuli tuorum
    SOLve polluti
    LAbii reatum
    Sancte Ioannes

    Como tú bien dices, al principio DO era UT.

  2. Hombre, ya era hora…

    Mira, este me ha gustado. Supongo que de aquí a lo de grabar mensajes satánicos al revés en los discos hay dos pasos y medio…

    Tenía que ser fino el siguiente diálogo:

    INQUISIDOR: Sí, sí, yo lo he oído: ha sonado diabólico.
    MÚSICO: Oiga, que no, que si quiere lo toco otra vez.
    INQUISIDOR: Coño, ahí lo tiene otra vez. Satán está en ti, chaval.
    MÚSICO: ¡Le juro que soy inocente!
    INQUISIDOR: Entonces debes agradecerme que te obsequie con una corona de mártir. ¡Verdugo, ve soplando las brasas!

    Pero vamos, que a Satán se le invoca de cualquier manera: lo de decir Jesús al estornudar tiene por objeto evitar que entren malos espíritus en el cuerpo (curiosamente, no se hace lo mismo al eructar o al pederse).

    Pues eso, que buen post. A ver cuándo te vemos por los míos porque sabe, oh princesa de las tinieblas, que en septiembre habrá una CUARTA LID y estará coja sin tu presencia…

  3. Pues de ahí a grabar mensajes satánicos al revés en los discos de rock´n´roll van dos pasos y medio (ja, ja, ja… perdón por el chiste fácil).

    El diablo también tiene tendencia a entrar en el cuerpo estornudos mediante. Por eso se suele decir “Jesús” cuando echamos uno. Curiosamente, los pedos y los eructos no facilitan las intrusiones diabólicas. Los caminos del señor son inexcrutables.

    Au.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *