Los hijos de Fidel

La clase de alemán a la que acudo todas las mañanas es realmente estimulante, no por el temario ni por lo bien que da las clases la profesora (una Mary Poppins sureña llamada Rita), si no por la mezcla de nacionalidades de los alumnos, ya que en esta escuela se realizan los cursos de “integración alemana” para no residentes en la Unión Europea.
Esta integración se realiza desde el año 2005 y es obligatoria si quieres residir en Alemania. Consta de 6 cursos intensivos de alemán, un curso de costumbres alemanas y un examen final, que al superarlo te permite estudiar un oficio y obtener el permiso de residencia. Ni siquiera los casados con un ciudadano alemán se escapan de esta integración.

Las nacionalidades son muy variadas:

Tres chicas rusas aplicadísimas, Corine de Camerún, Merita y Elfate de Kosovo, Peter de Corea del Norte y Jonela de Rumanía, que lleva sólo dos meses y habla alemán tranquilamente. ¿De dónde sacarán esa facilidad los rumanos para aprender idiomas?.

Y por último las dos cubanas: Onelvis y René, con las que hago los descansos y tengo más trato.

Todos llevan una historía difícil y mucha “morriña” encima. Sus ciudades no les ofrecían mucho, así que decidieron dar el salto a Alemania para conseguir un empleo y vivir tranquilos.

Es inevitable sentir un poco de tristeza al hablar con ellos, a todos les cambian los ojillos cuando hablan de su familia, su casa, sus amigos…Pero cuando te cuentan historias las cubanas no te entra tristeza precisamente, más bien rabia y mala leche:

Ambas están casadas con alemanes que les sacan unos cuantos años. René tiene 23 años y está casada con un señor de 57. Ella me cuenta que es feliz, que su marido es muy amable, y que por supuesto pudo sacarla de Cuba.
La obsesión por sacar familiares de la isla es tremenda, las dos me han preguntado en varias ocasiones si conocía a alguien en España que pudiera hacer contratos de trabajo o casarse por dinero para proporcionar papeles. Tienen incluso novios alemanes buscados para primas y amigas, para que en el momento en el que puedan venir se casen.

Una prima de Onelvis es “hija de Fidel”. Así son llamados el cuerpo de trabajadores sociales en Cuba que suelen tener entre 17 y 22 años. Son más de 20 mil y brindan servicios a todo el país “luchando contra la corrupción” existente. Está orientado y dirigido por el gobernante Fidel Castro.

Entre los valores que ha de portar un trabajador social cubano para poder desempeñar el trabajo comunitario están el patriotismo y amor a la Revolución y el antimperialismo.

Si tocas a un hijo de Fidel “te llevan preso”, directamente, sin juicio ni preguntas. De echo es fácil encontrar una noticia así en la red.

Hoy me han comentado que ni siquiera puedes ir de Guantánamo a La Habana sin un permiso. Es decir, que para irte a Cuenca a ver a tu prima, tienes que ir a pedirle a un funcionario que te de un permiso escrito para poder viajar libremente, por que alli te lo van a exigir y si no lo tienes, vuelve a salir la frase, “te llevan preso”.

Yo desde mi ignorancia, he cometido algún error que otro, como estar a punto de sugerirles el Skype para llamar más barato a sus padres, sin darme cuenta de que esas chicas, que comparten conmigo ahora una buena parte de mis días y que he incluido en mi vida cotidiana, vienen de un páis donde internet está prohibido.

“Uno de los gustazos más grandes que me di”, me dijo una de ellas, “fue ir a Cuba a visitar a mis padres cuando ya era legalmente residente en la Unión Europea. Fui a La Habana y paseé libremente con el cuello tieso, siendo de Guantánamo y cuando un policía me pidió la autorización para estar allí siendo de otra ciudad…le saqué el permiso de residencia alemán y se lo puse bien bien en las narices y le dije..¿ahora qué tienes que decirme?,¿me vas a llevar presa?”.

2 comentarios sobre “Los hijos de Fidel

  1. realmente el post es para pararse a analizarlo, Cuba es un país muy aclamado a nivel turístico cosa que detesto y me da una profunda rabia porque da una imagen de cubanas macizorras, salsa, ron..
    hace tiempo tube la oportunidad de hacerme amiga de un chico cubano, realmente yo desconocía muchas de las barbaridades que se llevan a cabo en cuba… poco a poco éste me iba nombrando algunas, de tal manera que hizo que me interesase bastante. comencé a leer relatos sobre exiliados políticos, vivencias de personas que habían vivido el lado más negro de la revolución.
    realmente me parece increible que en el año 2006, aún existan gobiernos como el de Castro, es aterrador, parece que siempre tiene que haber alguien más jodido cque tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *