No hay luna

Estoy en el punto más oriental de la península ibérica. Lejos de las luces de la ciudad e inmersa en un mar muy oscuro que deja ver todas las estrellas posibles. Y no hay luna, sólo comienza a verse una parte roja. Presagio de malos augurios, que van desde un calor horroroso en los próximos días hasta una masacre.

A pesar de que la foto está sacada de internet, puedo aseguraros que la luna es roja y grande, como indicaban los astrónomos que tantas veces cuentan cosas que sólo ellos ven. Ha sido un gusto comprobar que después de toda una vida de lluvias de estrellas y eclipses inapreciables, ésta no ha sido una decepción astronómica más.

Si mañana se tiñe el ebro de rojo y nos ataca una plaga de langostas empezaré a preocuparme. Por si acaso volveré a la protección solar 50 y a las camisetas de tirantes, porque calor va a hacer aunque la luna sea verde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *