Ser un borrego pasó a ser algo normal

Recientemente leí un post llamado El síndrome Belén Esteban, que explica desde el punto de vista de una profesora cómo la actual sociedad española está al nivel de uno de los habitantes de las jaulas de aislamiento del zoo de Madrid. De cómo los niños absorben de la televisión estas “nuevas aptitudes”, las utilizan como catalizadores neuronales y acaban desarrollando lo que parece ser la subespecie de futuro.

Y esto creedme, es un fenómeno totalmente ajeno a la globalización. Con esto quiero decir que muchos de los males que se nos van revelando con el paso del tiempo son apreciables en diferentes países y culturas, pero en este caso concreto es algo único y exclusivo de la sociedad española. Ni en italia, de donde procede la televisión basura española, la televisión ha degenerado tanto.

Esta degeneración además, tiene una velocidad rápida, digamos que comenzó a notarse hará unos tres años, y ha convertido a la sociedad en una masa de retrasados culturales y lentos de mente que son capaces de ver homoformos como la Esteban y comprenderlo como algo “normal” o incluso a admirar.

Otro ejemplo claro sería la serie de televisión Aída. Pasó de ser un humor “incorrecto” a “entrañable”, sólo porque los espectadores dejaron de verlo “desde fuera” a verlo “desde dentro”. Recordemos que la serie cuenta las aventuras de una famlia marginal compuesta por yonki, prostituta, niño de correccional y adolescente superficial con aspiraciones televisivas. En sus comienzos fue muy graciosa, reconozco que la veía y me divertía, hasta que se convirtió en un simple reflejo de la sociedad, y entonces dejó de hacerme gracia para darme miedo.

Y cuando recuerdo el paquete de galletas príncipe y el vaso de colcacao en la mesita de la tele y los dibujos… tantas horas, tantos días de mi vida, hasta que me dejaron salir sola con los amigos y el televisor pasó a ser algo que encender después de cenar. ¿Qué hubiera sido de nosotros si todas esas horas hubieramos estado viendo a “mayores” con menos conocimientos que nosotros con 8 años?:

http://www.youtube.com/watch?v=fpgDqZBlszo&feature=player_embedded

¿Hubiéramos pensado que pertenecíamos a otra especie, una extraterrestre, que nos había abandonado allí para luego hacer un informe que dictaminara si invadir el Planeta Tierra con dulzura o exterminando a la raza humana?. ¿O bien hubiéramos acabado como los adolescentes actuales fantaseando todas las noches en tener la edad mínima para presentarse al próximo casting de lo que sea que vayan a echar en la siguiente temporada?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *