Thomas Hoepker

Nació en Munich en 1936 y es uno de los fotógrafos más reconocidos del mundo. En el año 1959 terminó sus estudios de Historia del Arte y Arqueología en la Universidad de Munich y en el año 1972 comenzó su andadura como fotógrafo. Sus primeros trabajos fueron para las publicaciones alemanas Kristall, Magnum, Twell y Stern, y ya entonces comenzaba a vislumbrarse un sello personal en su obra.

En 1974 fue acreditado junto a su mujer, la periodista Eva Windmöller, para acceder con regularidad a la Republica Democrática Alemana. Durante los siguientes años realizó numerosos reportajes sobre acontecimientos políticos en la DDR y, sobre todo, retrató la vida diaria bajo el gobierno socialista.

null
Para él la Alemania del Este era difícil de fotografiar: edificios idénticos de cemento, atmósfera gris y poca vida en las calles. En sus fotos sólo parecen tener color los carteles de propaganda política (Leben in DDR, 1977).

Después de residir durante varios años en Hamburgo y Munich decidió trasladarse a Nueva York como corresponsal para la revista Stern. Más tarde pasó a ser el director de fotografía de la edición americana de la revista GEO. Allí conoció a su vecino y amigo Cassius Clay, más conocido como Mohamed Alí tras convertirse al Islam. Esta amistad quedó reflejada en varios reportajes.

De su fascinación por Nueva York surgieron dos publicaciones, Die New York Story, 1983 y New Yorker, 1987. En ambas obras Hoepker retrataba a la alta sociedad neoyorquina, personajes ilustres y sobre todo a una ciudad llena de rarezas y excentricidades. Gracias al éxito de sus publicaciones en el año 1989 pasó a ser miembro de Magnum Photos.

Pero fueron las fotos que tomó en una base militar norteamericana las que desataron mayor polémica. Éstas reflejan unas condiciones extremas para los reclutas, una instrucción desproporcionadamente dura que daba como resultado lo que él llamó “máquinas de matar”.

Nunca se ha auto-considerado un artista, sino tan sólo un fotógrafo que siempre trabajó por encargo. Y aunque en numerosas ocasiones cubrió conflictos armados, no fue un fotógrafo de impacto. Su actitud como fotógrafo se caracteriza por su sensibilidad al retratar pequeños gestos de la humanidad y los dramas tranquilos de la vida diaria con una gran profesionalidad (Rolf Winter).

Utilizó su profesión para luchar contra el hambre, el analfabetismo y enfermedades, sobre todo en África, Asia y Sudamérica. Fue en Guatemala donde realizó su último trabajo publicado, El retorno de los mayas, 1998

Actualmente hay una exposición de Thomas Hoepker en el Münchner Stadtmuseum/Fotomuseum, que durará hasta el 28 de mayo. En ella se exponen fotos que reflejan la vida y recorrido del artista desde el año 1955 hasta el 2005, que incluyen las fotos que realizó el 11 de septiembre del 2001 en Nueva York. Espero poder acercarme un fin de semana.

2 comentarios sobre “Thomas Hoepker

  1. Soy arquitecto, chileno y tambien fotografo. Gran amigo de Thomas.
    Expuso en mi galeria de arte en Isla Negra -Chile.
    Hace unos pocos anos.
    Felicidades y mis saludos a este hombre maravilloso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *