El viaje de fin de curso y la paga semanal

Hemos decidido encerranos en nuestro cuarto hasta que Papa recapacite, porque se esta portando mal. Y no porque el toque de queda sea «a las 10 en casa», ni porque no nos deje montarnos un local con los amiguetes, ni porque no nos deje vender loteria estas Navidades para irnos de viaje de fin de curso. No. Ese no es el problema: lo que sucede es que nos deja de dar la paga.

Y ahora ya no podremos ir de viaje de fin de curso y aqui estamos encerrados como protesta. Hemos decidido rebelarnos hasta que nos devuelva la paga, y ademas la exigimos con aumento, por las molestias. Sin embargo, no se nos ocurre indignarnos porque Papa no nos deja vender loteria para autofinanciarnos el viaje.

Despues de esta explicacion tan simple, os dejo un analisis de verdad que creo todo el mundo deberia leer y asi poder reflexionar sobre esta situacion.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.